Estrategias de Marketing Político que sí funcionan (III)

Bienvenid@s a esta nueva entrega de Marketing Político!!! Regresamos con este tema que parece haber atraído el interés de no poca gente que me lee en Facebook y LinkedIn…

Hoy vamos a seguir un poco más, dirigiendo el cómo de una Campaña Política y, antes de nada, definiendo qué es una Campaña, dado que la mayoría de los políticos olvidan que se trata de Estrategia y no de diseños bonitos o incluso una publicidad (Propaganda, para hablar con propiedad), adecuada.

Debemos saber, como asesores, que una vez que un candidato/a se convencen de que su campaña es, efectivamente, una plataforma de marca personal planificada y “estrategizada”, debe garantizarnos que todo el equipo de campaña se adhiera a directrices estrictas de la Dirección de Campaña y dejar en manos del profesional del Marketing Político el desarrollo de esa estrategia y cada una de las tácticas o acciones que se derivaran de ella. Por lo tanto, el candidato/a deberá dejarse llevar por su asesor de Marketing Político y sólo improvisar cuando éste lo aconseje/determine, y siempre bajo los parámetros y control de él.

Insisto porque este es un trabajo importantísimo que debemos delimitar y que los candidatos necesitan asumir DESDE EL PRINCIPIO. El desarrollar e implementar un plan con metas completamente delineadas, mediante estrategias y tácticas antes de lanzar su campaña de medios sociales, es fundamental para el buen desempeño y resultados óptimos. Tener una estrategia firme al iniciar ayudará a mitigar los traspiés y conseguir hacer que sea más difícil, para cualquier miembro del equipo de campaña, el cometer algún error.

Para que nuestro equipo de campaña logre el objetivo de minimizar las fallas, deben ser entrenados para pensar digitalmente. Para pensar digitalmente y aumentar los coeficientes digitales, los equipos de campaña política deben ser ágiles y adaptables. Con esto quiero decir que deben comprender los riesgos inherentes al uso de las redes sociales y cómo llegar a los votantes conectados digitalmente sin comprometer la imagen de marca personal que se ha creado o se está creando para el Candidato.

Capacitar a un equipo para que piense digitalmente es ooootro trabajo… que puede incluso incluir la eliminación diaria de las claves, asegurándose de que los empleados se hayan desconectado de las cuentas de las redes sociales de la campaña, antes de embarcarse en aventuras personales nocturnas, o incluso —y muy recomendable— insistir en tener dispositivos específicos (computadoras, celulares o tablets) y que éstos sólo se usen para la Campaña… jajaja! Imaginad que pasaría si uno de esos miembros del Equipo de Campaña publica algo “inapropiado” —texto, mensaje, fotografía o video— en las redes del candidato… Puede acabar de momento con meses de trabajo previo.

Este tipo de acciones, que como vemos podrían ser accidentales, tienen la característica de ser ampliamente virales, por lo que, en el ejemplo anterior, podría ser fatal para una Campaña, pero… ¿y si usáramos esa acción como parte de una estrategia mayor, como herramienta viral de algo supuestamente escandaloso y luego pudiéramos voltearlo a nuestro favor? A esto me refiero con crear una estrategia controlada, donde cada paso está medido en función de sus consecuencias —positivas y negativas— sabiendo que, en ocasiones, un paso atrás puede ser beneficioso y convertirse únicamente en una forma de tomar velocidad.

Pensar digitalmente va más allá de trabajar en la Campaña durante las 8 horas del día… Tanto el Candidato, como su equipo, trabajarán las 24 horas del día, 7 días a la semana, viviendo candidato, siendo candidatos, todos ellos, y sólo así seguiremos avanzando en pos del único objetivo posible: GANAR.

Hasta aquí por hoy… Seguiré hablando de este tema en próximos posteos… Si lo deseáis, también podéis hacerme preguntas, planteadme vuestros intereses o comentarios, o pedirme un curso de estos u otros temas de alguno de mis post, a través de este mismo soporte, o en el correo: on@obhster.com.

Gracias por leerme… Feliz fin de semana!!!

Oscar Barroso Huertas

Anuncios

Estrategias de Marketing Político que sí funcionan (II)

Bienvenid@s a esta nueva entrega de Marketing Político!!! Si recordáis, nos quedábamos en la Estrategia de Contenidos… Una buena historia podía vender más que las propias promesas electorales, creando un contexto positivo hacia el/la candidato/a.

En esta segunda parte de este post, os comentaré algunos detalles de la Estrategia de Marketing en Redes Sociales (SMM):

Las redes sociales son una plataforma de lo más eficaz a la hora de tomar y crear conciencia de las cuestiones políticas, animar a la gente a votar, y dar a conocer y promover a candidatos políticos.

Dado que los medios sociales son utilizados principalmente por los jóvenes (aunque existe una fuerte tendencia a que encontremos targets más amplios cada vez, en cuanto a edad), es una gran plataforma para ponerle las pilas a este elector que típicamente no está interesado en la política. Los asesores políticos utilizan una variedad de estrategias para conectarse con los votantes potenciales que utilizan medios sociales. Estas técnicas van desde una gestión honesta y directa —como operar una página independiente de Facebook, para permitir que los posibles interesados en votar expresen su opinión—, a engañosa, deshonesta y manipuladora —creando ghost users (usuarios fantasma que expresen opiniones positivas o generen conflicto con los demás candidatos), por ejemplo.

Cuando se trata de las Redes Sociales de hoy en día (porque cada día evolucionan, como pudimos ver el pasado jueves, 20 de abril de 2017, en la conferencia de Mark Zukerberg), los individuos famosos no son diferentes de las grandes marcas, en cuanto a la fuerza con la que sus acciones tienen eco en los medios y con qué cuidado deben mantener la imagen que les gustaría proyectar. Lo mismo ocurre con los candidatos políticos, especialmente durante elecciones como las que nos llegan…

Donald Trump, por ejemplo, fue toda una revolución en redes en estas últimas elecciones de Estados Unidos y en el resto del Mundo… Este avezado empresario —metido a político por intereses económicos y comerciales (ya hablaré de este tema en un próximo post)—abrazó su naturaleza directa, disruptiva y autoritaria, llegando al público que necesitaba oír su mensaje “diferente” y bien diferenciado del resto de candidatos… El resultado: Seguimiento absoluto en redes, no sólo por parte de sus seguidores y potenciales votantes, sino por los Medios de Comunicación, e incluso sus detractores, que miraban curiosos todas sus intervenciones y apariciones en público, entre la duda y el rechazo, pero difundiendo su mensaje al fin. Mientras que sus comentarios de Twitter le hacían parecer como si lanzara frases de desagrado de manera desagradable, es más que probable que sus mensajes formaran parte de una estrategia más grande, una campaña de branding personal cuidadosamente orquestada y planificada.

Independientemente de la cara que presentan al mundo, el funcionamiento interno de las campañas de los candidatos políticos debe organizarse de manera previa. Cada tweet, cada post de Facebook, cada post de sus blogs, debe seguir un guión y ser parte de un mensaje controlado (Legacy Insight, como lo llamo yo, cuando se trata de Marketing Político). Incluso los post de Instagram deben incluir puntos de conversación que conducen de nuevo a una meta o conjunto de metas específicas.

A lo largo del camino hacia la consecución de su meta política, los candidatos deberán ser excepcionalmente prudentes, para archivar cuidadosamente la actividad de sus campañas de redes sociales, en relación con su vida personal. Como vemos, muchas de estas prácticas reglamentadas son las mismas que muchas de las marcas actuales tienen en su actividad empresarial.

Una de las formas más eficaces de generar apoyo para un candidato, en el caso de México en particular, cuando se trata de utilizar los medios de comunicación social (redes sociales), es la construcción de una página de Facebook para el partido o candidato. Esto permite a un asesor de marketing político llegar a miles o millones de votantes potenciales que usan actualizaciones de estado, mensajes y invitaciones de eventos. Mientras que una página de Facebook te permite conectarte con personas que ya están interesados ​​en su partido o candidato, por desgracia, las actualizaciones del algoritmo de Facebook, no nos permite ampliar nuestra base de datos fácilmente. Quizás, una de las mejores formas de atraer nuevos seguidores, según mi experiencia en campañas pasadas, es a través del uso de memes y generación de Publicity, a través de redes. Pero esto lo veremos en el próximo post de “Estrategias de Marketing Político que sí funcionan”.

Gracias y feliz semana!!!

Oscar