Estereotipos y otras maneras de “cocina rápida”…

Hoy quiero hablar de estereotipos…, de ideas preconcebidas…, de burlas al sistema racional de pensamiento, en el que nos basamos en conceptos extraños a nosotros mismos, para emitir juicios de valor, en lo que se refiere a las personas o colectivos que nos rodean…

Y voy a hablar —aún a riesgo de caer en la demagogia—, de los mexicanos (no mejicanos, como escribimos en el país donde nací y crecí…).

Lo cierto es que es imposible negar el estereotipo de Cantinflas o el Chavo del Ocho, creado en la conciencia colectiva del español medio… De que todo México es como Cancún o Acapulco, o que hay pirámides por todas partes, igual que mariachis y hombres con grandes sombreros durmiendo la siesta…

Supongo que la TV, el cine e incluso el arte y la literatura, se han encargado de alimentar esos “mitos”, así como el de que el mexicano es “flojo”…

Y, sin embargo, en estos 7 años entre México y USA, me he encontrado con personas trabajadoras, responsables de su vida familiar y de su trabajo, dedicadas y ansiosos de aprender y crecer, emprendedores decididos y ambiciones por ser más, y hacer las cosas mejor…

Aún así, el mexicano sigue presa de esos estereotipos… Sí, ese mismo mexicano al que admiro por su empuje y fuerza motivadora, es el mismo mexicano que tira piedras a su propio tejado, bajo el yugo de la autocrítica destructiva y el “reconocimiento cultural” de que “así es México”, “es que en México siempre ha sido así” o el más que famoso y en boca de todos: “Bienvenido a México”, refiriéndose así a que es normal que ese comportamiento relajado ante la corrupción o ante la falta de capacidad de reacción o innovación, influya de manera determinante, al día a día del mexicano y a todos aquellos que queramos integrarnos en dicha cultura… Todo lo que viene de fuera es mejor, se resume en el malinchismo, no hay nada que hacer con la política, se resume en el bajo índice de voto… Y esto por qué???

La verdad, en estos 7 años, he encontrado gente trabajadora, innovadora, estudiantes que, en muchos casos, tienen incluso más capacidad de iniciativa e ideas más impactantes que las que he oido en otros países… Y, por exagerado que pueda parecer, aquí en México he aprendido que, con muy poco se puede hacer mucho… Es una lástima que esto que los mexicanos me han enseñado, sin embargo, no se lo apliquen a sí mismos, para que de ese modo, fueran la nación, que por derecho de sus gentes (NO de sus políticos), merecen ser.

Para finalizar por hoy, sólo decir que los estereotipos no es que sean malos porque no sean verdad, sino porque son incompletos… sólo describen una parte de la realidad… Hacen que una historia, una anécdota, un suceso puntual, se conviertan en La Historia de México…

Me he dado cuenta que es imposible hablar de México o de los mexicanos, conociendo una sola realidad… sólo es posible si entendemos todas las historias de México (sus diferentes realidades) o del mexicano. El estereotipo, en sí, roba la dignidad de los pueblos, su independencia cultural, su diversidad…Dificulta el poder reconocer las igualdades humanas y, sin embargo, enfatiza tremendamente (y desafortunadamente) nuestras diferencias.

Los mexicanos no son sólo esos inmigrantes ilegales que Trump quiere venderle a sus adeptos… ¿Qué tal si os contara de ese chaval joven que trabaja horas y horas como diseñador, para llevar dinero a casa de su madre, abandonada por su marido y que tuvo que mantener a 5 hijos, y que eso le provocó una enfermedad que le hizo perder su vista y parte de la movilidad en sus manos y brazos? ¿y si os dijera que conozco a una mujer emprendedora que vende día a día sus burritos en la entrada al mercado y que cuando le dices que le compras todos, se niega a venderlos porque no quiere faltarle a la gente que viene todos los días por su burrito y no sabrán que hacer si ella no está para vendérselo, mientras observo como su cara se torna en preocupación por esas personas que quizás ni la miran a la cara? ¿y ese profesor que día a día se deja su tiempo, esfuerzo y estudio, para enseñar a sus alumnos de preparatoria por escasos 200 euros a la quincena…?

Gente con un gran talento en ciudades como Ensenada, Tijuana, Mexicali, Sinaloa, San Luis Río Colorado, La Paz, Cuernavaca… y muchas otras, por toda esta gran república que es México… Gente que lucha por sus derechos, como esa mujer abogada que está en juicios porque defendió a otra mujer, porque fue secuestrada o vendida por sus padres a un hombre de rancho, aún en el siglo 21… Gente que monta negocios por cantidades cercanas a 1 millón de emprendimientos o apertura de empresas al mes… y que fracasan pero que lo siguen intentando, mientras se toman entre risas ese fracaso… Seguro yo también estoy fabricando estereotipos al escribir esto, pero ¿qué más da?

Sí, al igual que en el país del que procedo, existen en México, problemas de infraestructura y de política, pero del mismo modo que en España, me encuentro con la increíble resistencia de un pueblo que prospera a pesar de su gobierno y no por causa de su gobierno, como debiera ser… Esto sí sería un estereotipo adecuado para una gran gente que vive, sueña y lucha de verdad por este país.

Thanks for reading y dedicarme este ratito…

Un abrazo!

Oscar

 

 

Anuncios

Smart is the new “cool” o la importancia de las TICs en la educación contemporánea.

El ser humano está en constante evolución… Evolucionamos como Pokémons en un mundo, donde lo que le enseñaron a nuestros padres nada tiene que ver con lo que aprenden nuestros hijos. De hecho, se trata de una paradoja extremadamente divertida que, aún pocos de nosotros, hemos aprendido a disfrutar.

La importancia de la integración de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en los Centros de Estudios, Escuelas y/o Universidades, responde a los esfuerzos de nuestra Sociedad para enseñar a sus ciudadanos actuales y a las generaciones que vienen, valiosos conocimientos y habilidades en torno a los dispositivos informáticos y de comunicaciones, el software con el que funcionan, las aplicaciones que se ejecutan en ellos y los sistemas que se construyen a partir de ellos.

Y aún así, es normal que nos preguntemos: ¿Pero qué son estas cosas? ¿Cómo funcionan? ¿Para qué sirven? Las TIC son tan omnipresentes en el mundo moderno que cada uno tiene una cierta comprensión de las mismas, pero esas interpretaciones son a menudo divergentes. Y es precisamente en esa divergencia donde está lo divertido y lo interesante de estas tecnologías… dado que nos da una visión sin límites… un inmenso campo virgen que cosechar, un mundo entero (o millones de mundos) sin explorar, donde no hay “¿por qués?” sino “¿por qué nos?”, donde no existe el “pero”, donde algo que imaginas puede hacerse realidad, con una sola premisa: seguir aprendiendo con un esfuerzo constante en seguir tus sueños.

La formación en las TICs a nuestros alumnos, es un ingrediente fundamental de su educación integral. Un componente indivisible de la identidad del “Homo Tecnointeligens”, que sólo debe aplicar, de forma adecuada, aquello que ya conoce en su smartphone, en su laptop o en sus videojuegos, para saber extraerle el máximo beneficio.

Los Centros de Aprendizaje, tenemos la misión de transformar a nuestros alumnos en superhéroes, con ese poder ilimitado. Pero, como todo superhéroe, debemos enseñarle a controlar sus poderes y a saber que, como bien sabe Peter Parker (Spiderman): “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”. Una responsabilidad que compartimos Sociedad, Empresas, Centros Educativos y Familias. Una responsabilidad que se traduce en no ver a las TICs como el enemigo que no son, sino como una oportunidad inigualable para formar a nuestros hijos y alumnos en mirar el mundo donde vivimos como una Oportunidad de compartir conocimiento y crecer juntos, no como un lugar de supervivencia.

Esa nueva inteligencia es lo “cool”… esa nueva forma de mirar la vida y la educación y el aprendizaje es lo inteligente, y esa inteligencia compartida es nuestro futuro próximo… Un futuro que ya está aquí… Y usted… Do you want to be “cool”?