Después de dos semanas en mi nuevo puesto, se me vienen a la cabeza mil contextos y situaciones similares a las vividas en otras organizaciones educativas que, como en otras ocasiones, son comparables al entorno corporativo.

Según Philip Kotler, “La gestión del marketing es el análisis, planificación, ejecución y control de los programas diseñados para realizar intercambios deseados con los mercados de destino con el fin de lograr los objetivos organizacionales”.

Desde este punto de vista, se basa en gran medida en el diseño de las organizaciones que ofrecen, en términos de los mercados objetivo, necesidades y deseos y el uso eficaz de fijación de precios, comunicación y distribución para informar, motivar y dar servicio al mercado. “La gestión del marketing se refiere a la desintegración en polvo de un programa definido, después de una cuidadosa el análisis y la previsión de las situaciones del mercado y la ejecución final de estos planes para alcanzar los objetivos de la organización”.

Además, sus planes de ventas en mayor medida resto de las necesidades y motivaciones de los consumidores en el mercado. Para lograr este objetivo, la organización tiene que prestar atención a la fijación de precios adecuado, publicidad y promoción de ventas efectiva, la distribución y la estimulación de los consumidores a través de los mejores servicios.

En resumen, el marketing management, se puede definir como el proceso de gestión de los programas de comercialización, para lograr las metas y objetivos de la organización, que consiste en la planificación, ejecución y control de los programas o campañas de marketing.

La gestión del marketing ha ganado importancia para satisfacer la creciente competencia y la necesidad de mejorar los métodos de distribución para reducir los costes y aumentar los beneficios. La gestión del marketing hoy en día es, a mi juicio, la función más importante de una empresa comercial y de negocios, y se entrelaza, de manera determinante, con la gestión y estrategias corporativas, siendo la principal herramienta para convertir el entorno de las ideas, en realidades tangibles, que conecten con los stakeholders de la Universidad, unido al concepto de lo que realmente quiere el Crossumer: “Dame Experiencias, Dame Recuerdos!!!”.

Desde mi punto de vista, creo que cruzar la línea de lo que los demás hacen para comenzar a innovar de verdad,  es una apuesta arriesgada… pero es la única apuesta que se puede ganar. Es la apuesta por un nuevo concepto de formación internacional y multicanal, para el cual yo tengo una propuesta… Ojalá me permitan experimentarla aquí, en Campus Internacional Ensenada, bajo el esquema de “Campus Internacional Experiencial”. ¿Hay alguien ahí?