Teaching VS Learning… Aprehender aprendiendo…

En Marketing y Comunicación desde la entrada de las plataformas online y las Redes Sociales, se ha observado un proceso de evolución en todos y cada uno de los elementos intervinientes en el proceso de venta y promoción de productos y servicios.

Desde este punto de vista, la educación, como servicio y como sistema de información           —que, como se ha visto, implica más aspectos que los meramente informativos— también ha observado este efecto o, al menos, debería haberlo observado.

Desde el enfoque del marketing, el consumidor ha pasado de un estado de observador y receptor de información a una racionalización de su esencia más precisa como ser humano,  y dentro de sus características inherentes, como ser social: la faceta de productor, además de receptor de contenidos. Esta nueva figura se dio en llamar “prosumer”.

Mas no es este el punto actual en donde se encuentra el usuario de Internet, sino que algunos autores defienden el auge de una evolución más allá de la producción y recepción de contenidos. Esta figura, con la que muchos Community Managers y Social Media Strategist se identifican, se denomina “crossumer” (Gil y Romero, ), lo que no debe extrañar a nadie debido a su naturaleza, definida en cualquier caso como “un sujeto que ha tomado plena conciencia de su posición en un sistema económico y social, articulado alrededor del consumo y que reivindica su rol activo”. Este nuevo estereotipo que redefine las relaciones del usuario con las corporaciones, se enfrenta a las estrategias de marketing de manera reflexiva y racional, siendo sujeto activo en sus decisiones. Aunque no es el objeto de este artículo describirlo de una forma pormenorizada, su papel en este nuevo entorno, se desarrolla a tal nivel, que incluso tiene el poder para cambiar y determinar el comportamiento de sus followers, condicionando las actitudes de compra y consumo de éstos últimos, a favor o en contra de una determinada marca.

En el caso del modelo de enseñanza-aprendizaje en educación superior online, podemos encontrar un paralelismo de actores en ese proceso, dado que el alumno ha adquirido conciencia de su necesidad de aprendizaje de calidad y de su capacidad de exigir estándares acordes con sus necesidades, creando contenidos para el grupo de alumnos que comparten formación con él. Esto le lleva a convertirse en lo que podríamos denominar un “crosstudent”, más allá de lo que sería el “pro-student” que ya es el alumno de la educación online.

En cuanto al proceso de Marketing en sí, la teoría se apoya en estrategias de Comunicación y Marketing tradicional, donde el consumidor se veía abocado a la compra, con acciones publicitarias y promocionales. Este modelo tradicional “empujaba” a la compra, exponiendo al usuario a los contenidos persuasivos, más allá de que éste quisiera recibirlos. Durante años, la planificación de medios se ha basado en este modelo de exposición del receptor al mensaje, cuya eficacia se media en función de una serie de impactos medibles en cuanto al número de mensajes masivos emitidos: esto forma parte del modelo PUSH. En cuanto al contexto educativo, éste se podría asimilar al entorno de la enseñanza tradicional, donde el docente “arroja” los conocimientos por medio de clases presenciales y lecciones magistrales, donde la participación del alumno apenas se limita a tomar apuntes y a solventar dudas ocasionales y espontáneas sin una preparación previa. El conocimiento o eficacia de la enseñanza se mide en el momento del examen. La atención que el alumno pone en la clase depende de un horario prefijado y obligatorio, independientemente del grado de capacidades físicas y psíquicas en ese horario y del día. Tampoco es una variable que pueda escogerse el formato del conocimiento y la cantidad de éste, dado que es el docente —o la institución académica— quien limitará ese grado en concreto. El estudiante adquiere su aprendizaje, en el mejor de los casos, al repasar los apuntes del día o las tareas encomendadas por el profesor y, en el peor de ellos, justo antes del examen. Es lo que denominaremos enseñanza GIVE.

En la planificación estratégica de medios y el entorno del marketing, hoy encontramos un giro adicional a este tipo de acciones. Se trata de permitir que el usuario no solo reciba la publicidad, sino que éste, por si mismo busque información que le sea útil y que además, se convierta en una experiencia propia, convirtiendo a la marca en algo más que un proveedor de servicios, esto es, un proveedor de experiencias. A este modelo de marketing y comunicación se le describe como PULL. En el desarrollo del e-learning —o modelo de aprendizaje GET, como lo describimos en este artículo— se favorece un aprendizaje más flexible. Los estudiantes adoptan un papel activo en su proceso de aprendizaje, dejando de ser meros receptores pasivos de información o conocimiento. Para ello se les dota de espacios en los que es vital su participación, (chats, foros de discusión, correo electrónico…), además, aumenta la posibilidad de que sean ellos/as mismos/as quienes decidan qué, cómo y cuándo quieren estudiar.

Esta modalidad favorece, de mismo modo, la interactividad, entendida ésta como la relación que se establece entre estudiante y los demás componentes de la acción formativa. Este aspecto, en concreto, se desarrolla en diferentes ámbitos: con el contenido, con el tutor o docente y con los demás estudiantes. Para que se desarrolle esta interactividad son imprescindibles las herramientas de comunicación tanto sincrónicas — para los procesos de

comunicación en tiempo real (IRC, audio-videoconferencia…)—, como asincrónicas pensadas para la comunicación en tiempo no real (email, news, RSS y redes sociales)—.

Así el profesorado se transforma en facilitador del aprendizaje, ya que ofrece al estudiante herramientas para su  “auto-aprendizaje”, a la vez que resuelve sus dudas y necesidades. Podemos concluir pues que el e-learning se centra más en el aprendizaje que en la enseñanza. Para ello es muy importante cuidar la organización y disposición de los contenidos, así como la orientación del aprendizaje del alumno, mediante tareas individuales y en grupo, con un seguimiento permanente por parte del tutor.

“El paradigma educativo tiene que cambiar pasando de la estandarización a la personalización, de dirigirse a exponer el material a asegurarse de que se satisfacen las necesidades de los alumnos, pasando de concentrarse en introducir las cosas en la mente de los alumnos a ayudarles a comprender las capacidades de su inteligencia mediante un paradigma enfocado hacia el aprendizaje. Esto, por el contrario, requiere un desplazamiento desde un aprendizaje pasivo a uno activo que pase de estar dirigido por el profesor a estar dirigido por el alumno” (Charles Reigeluth, 1999:30).

Las Redes Sociales, al mismo tiempo, nos ofrecen distintas posibilidades y escenarios para pensar en la formación permanente. Los estudiantes pueden acceder a numerosas fuentes de información que se reciben a través de diferentes canales, entre los que se incluyen blogs, wikis, aplicaciones sociales, juegos y apps de Android e iOS, en los que experimentar diferentes situaciones de aprendizaje, incluso en aquellas donde indudablemente el factor económico juega un papel decisivo.

Publicado por obhsterblog

I'm a Marketing Enjoyneer. Marketing from branding, advertising and design, off and online with a deep teaching and researching interest.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: