Percepción… Todo es cuestión de Percepción

La percepción es siempre multisensorial y multidimensional…

Uno de los hallazgos más relevantes proporcionados por la neurociencia cognitiva es, sin duda, el relacionado con la forma en que el cerebro integra la información procedente de diferentes fuentes, para crear la percepción de un objeto o producto. Es decir, las diferentes características de un producto, tales como su color, forma, olor, sensación táctil, de sonido e incluso la experiencia previa con él y las interacciones paralelas y personales del momento en el que tuvimos algún encuentro con él, son raramente procesados ​​de forma aislada por nuestro sistema neural. Una serie de interacciones se producen entre ellos, y nuestra percepción final es mucho más que una simple suma de estas características.

Esto también significa que un determinado aspecto de un contenedor (por ejemplo, su color o textura) puede afectar a la percepción de un aspecto diferente de su contenido (peso u olor). Por ejemplo, en los estudios que realizamos en estos últimos 7 años, a un público meta con las mismas características sociodemográficas, se demostró que el color y el peso —incluso el material— de un envase pueden afectar el sabor (y la evaluación global) del agua mineral contenida en el interior.

Del mismo modo, hemos utilizado imágenes visuales relacionadas con las emociones para cambiar la percepción de la dulzura y la experiencia de materiales de uso cotidiano, cuando se exploran a través del tacto. La percepción es siempre una mezcla de atributos sensoriales y un mercadólogo debe conocer, sin lugar a dudas, que simbolismo conlleva cada uno de esos atributos.

En algún momento incluso el sonido del nombre de un producto puede ser eficaz en la “manipulación” de los juicios de valor de las personas o incluso el resultado final del proceso de decisión de compra. Ese tipo de resultados son propensos a depender de algunas asociaciones aprendidas de manera natural (o genéticamente predeterminadas) entre las diferentes clases de estímulo que se concentran, guardan y reconocen en nuestro cerebro.

Debemos tener en cuenta que, en el reino animal, el tono de un sonido vocalización se utiliza a menudo para estimar el tamaño de un competidor y, en este contexto, es relevante para la supervivencia. A veces, el marketing también debe aprovechar el hecho de que nuestro cerebro (y sus principios de trabajo) no son tan diferentes de las otras formas de vida con las que compartimos ambiente y vida.

More next week… 🙂

Publicado por obhsterblog

I'm a Marketing Enjoyneer. Marketing from branding, advertising and design, off and online with a deep teaching and researching interest.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: