PYMES que actúan con Inteligencia… de Negocios.

He de reconocer que el lunes me llevé una impresionante sorpresa a nivel profesional, mientras daba clase en el MBA en Alta Dirección, de CETYS Universidad… En un momento concreto, en el que les expresaba a mis alumn@s la utilidad y la importancia de tener y/o implementar un sistema de CRM en las empresas donde laboran, se me ocurrió preguntarles cuántos de ellos sabían acerca de estos sistemas CRM (Customer Relationship Management) —ya sea Analíticos, Operativos, Mixtos o Colaborativos, y/o Empíricos—, y para mi sorpresa, sólo 3 personas, en una clase de casi 40 personas, en ese nivel de formación, era consciente de que hiciera uso de ese tipo de software… Eso me llevó a preguntar: ¿Y qué sabéis de Big Data? ¿Y de Business Intelligence?

El “Big data” se ha convertido rápidamente en un elemento de cambio para pequeñas y medianas empresas. Una herramienta básica con la que pueden dar el salto de la supervivencia a una nueva dimensión de negocios, en un entorno de predicción y disposición de elementos clave para un mercado competitivo cada vez más atomizado e incluso distorsionado…

Lo más probable es que tú, lector, ya estés analizando los datos que están al alcance de tu empresa para evaluar dónde te encuentras frente a la competencia. Eso significa que es posible que ya estés utilizando algunas herramientas de Big Data para implementar ideas, crear estrategias y descubrir tendencias… y, si no es así, mal vas. Pero… ¿Qué pasa si empezamos prediciendo el comportamiento de los clientes y las tendencias del mercado, en lugar de simplemente reaccionar ante ellos y sus circunstancias? Ahí es donde entra en juego el análisis predictivo.

Para muestra, un botón: Nielsen encuestó a 2.000 pequeñas empresas de Estados Unidos y encontró que el 60% de ellas utilizan grandes volúmenes de datos para identificar oportunidades y para actualizar la oferta de productos y servicios.

Si esto es así, creo que se ponen de manifiesto algunos interesantes conceptos a establecer, tanto a nivel emprendedor, como en las pequeñas empresas, que deben ser la punta de lanza en este proceso, tanto desde el punto de vista de la Retención de sus Clientes, como en lo que concierne a la previsión de la Demanda Futura o Potenciales Clientes…

En lo que se refiere a la Retención de clientes, creo que todos estamos de acuerdo en que es más barato mantener a nuestros clientes leales que obtener nuevos y, lo que es más, conseguir que esos “recién llegados” se enganchen emocional o racionalmente a nuestra marca.

Pues bien, una estrategia de Business Intelligence, a través de la información cruzada que nos proporciona el Big Data, puede realizar un seguimiento y analizar el comportamiento del cliente para predecir qué y cuándo un cliente puede comprar, y reconocer los clientes en riesgo de abandono. Esto permite a las empresas reconocer oportunidades de expansión, así como utilizar de manera eficiente su presupuesto de marketing y utilizarlo en objetivos alcanzables y ampliables.

En cuanto a la previsión de la demanda, es posible que el seguimiento del inventario y las previsiones definitivamente sean factores que comprometen qué productos o servicios son objeto de más demanda, en un momento determinado de la semana, mes, año o incluso puede mejorar de una empresa de manera significativa. Este es el contexto de creación en el que un sistema implementado de CRM, y su mezcla con una buena y estudiada Estrategia de Marketing, puede resultar en la creación de esa Inteligencia de Negocios que nos puede proporcionar una base de predicción, lo suficientemente exacta para no poner en riesgo los activos ni pasivos de la pequeña o mediana empresa.

Desde mi punto de vista, existen cuatro puntos clave para sacar el máximo provecho de una Estrategia de Marketing BI, basada en el análisis productivo del Big Data:

  1. Tener una estrategia clara para el uso de datos y análisis. Esto, claramente parte de saber qué es lo que queremos… No querremos caer en el famoso: “Morir de Éxito”, que ya he explicado en otro de mis post.
  2. Tener la capacidad de identificar, manejar y combinar diferentes fuentes de datos.
  3. Ser capaz de construir modelos de aprendizaje automático para la predicción de los resultados.
  4. Tener la capacidad y la voluntad de transformar la organización de los procesos de la empresa, en base a las decisiones que surgen del modelo, para obtener los mejores resultados basados en los datos.

Una última cosa a tener en cuenta es que, a pesar de que todas las empresas pueden aprovechar el poder del Business Intelligence, esto no significa que sea la solución apropiada para toda empresa. Si se va a asesorar en estos temas, para llevar a cabo este tipo de estrategia, asegúrese de encontrar al profesional o profesionales adecuados, para que le aporten pruebas y demuestren, de manera fehaciente, que su empresa necesita estas estrategias productivas, antes de saltar de cabeza y gastarse una cantidad de dinero importante, en algo que quizás no es lo que su empresa necesita en este momento.

Como siempre, asegurémonos de contratar a empresas y profesionales que quieran vernos crecer y no aprovecharse de nosotros…

Feliz día y feliz resto de la semana con Inteligencia de Negocios!!! jajaja!

Publicado por obhsterblog

I'm a Marketing Enjoyneer. Marketing from branding, advertising and design, off and online with a deep teaching and researching interest.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: